El llamado de la escritura

Este mundo está lleno de historias para contar y cada uno de nosotros también.

No solo lo que nos ha pasado en nuestra vida y que tanto nos gustaría mostrar al mundo, también están esas historias imaginarias que nunca nos van a suceder pero que desearíamos que así fuera, aquello que nos inspira o aquello que necesitamos escuchar.

Si estás aquí es porque has sentido ese llamado, porque deseas con todas tus fuerzas contar una buena historia y sientes que ya no hay marcha atrás, que no vas a parar hasta lograrlo.

En la escuela de escritores Mnemósine te damos las herramientas que necesitas para que puedas hacerlo

Queremos ayudarte a que logres tu meta de escribir una buena historia y con eso puedas darle vida a todos esos personajes que luchan por salir de tu interior, a esos mundos que construyes en tu mente y que te persiguen por el resto del día una vez los dejas entrar.

Queremos ayudarte a que cambies el mundo con tus letras, a que encuentres tu voz y permitas a otros enamorarse de eso que tienes para decir.

Queremos ayudarte porque nosotros también somos escritores y hemos estado en el mismo lugar en el que te encuentras ahora, porque también hemos sentido ese llamado y hemos sido consumidos por nuestros propios demonios existenciales que no nos dejan en paz hasta que los escribimos.

Queremos ayudarte porque conocemos la angustia que produce tener una buena historia y no hacer nada con ella por temor a no ser capaces de hacerlo bien.

Queremos ayudarte porque, como tú, no nos imaginamos como sería la vida sin poder escribir.

“La escritura no es producto de la magia, sino de la perseverancia”. Richard North Patterson.

 ¿Cómo te ayudamos?

De acuerdo a nuestra experiencia nos hemos dado cuenta que el proceso de escribir una historia se puede dividir en cuatro partes:

1-Crear la historia: En donde pasas de una idea abstracta a una trama específica, donde desarrollas a tus personajes y a los mundos en los que va a trascurrir tus historias. Acá es cuando sientas las bases para el trabajo que vendrá más adelante.

2-Desarrollar la historia: Es el momento en el que te sientas a escribir eso que quieres contar. Aquí tienes que echar mano a lo que has estado planeando y darle vida a través de tu narración, tus descripciones y tus diálogos.

3-Editar la historia: Escribir es la primera parte del proceso de crear una historia. Ahora que ya tienes aterrizada esa estructura que creaste inicialmente sabes qué es lo que funciona y lo que no funciona con ella. Sabes qué es lo que debes mejorar, los huecos que debes rellenar y las partes que necesitas reescribir. Acá también entran todas esas mejoras ortográficas y de redacción que le darán brillo a tu trabajo.

4-Mostrar la historia: Una vez has terminado de crear tu obra y de pulirla hasta sentirte satisfecho, es el momento de mostrarle al mundo tu trabajo. Acá te enseñamos esas cosas que todo escritor debería saber pero que muy pocas veces conocemos. Te diremos cuáles son los derechos sobre tu obra, te explicaremos cómo funciona el mundo editorial y cuáles son tus opciones como escritor. También te daremos algunos consejos de marketing que nunca están de más.

A partir de estas cuatro fases hemos diseñado una serie de cursos, asesorías y herramientas que te ayudarán a completar de la mejor manera tu proceso como escritor.

Recuerda que escribir no es un oficio lleno de misterios ni un trabajo propio de unos cuantos iluminados, escribir es una profesión como cualquier otra y solo necesitas aprender cómo se hace.

Estás en el lugar indicado si:

  • Tu sueño es ser escritor y quieres aprender sobre el oficio.
  • No tienes una historia y quieres empezar con el pie derecho.
  • No tienes la menor idea de cómo hacer funcionar esa historia que estás escribiendo.
  • Tienes una historia que funciona bien pero quieres potenciarla al máximo.
  • Estás satisfecho con tu historia pero no tienes la menor idea de qué hacer con ella.
  • Sientes que sabes sobre escritura pero quieres mejorar.
  • No te imaginas haciendo otra cosa.

Estás en el lugar equivocado si:

No te interesa hacer parte de alguno de los puntos anteriores, si no quieres invertir ni tiempo ni algo de dinero en tu proceso, si crees que te la sabes todas y no tienes ganas de aprender o si te da pereza trabajar para mejorarte a ti mismo y a tu obra.

“Un escritor profesional es aquel amateur que nunca se dio por vencido”. Richard Bach.

¿Empezamos?