Tienes una idea en tu cabeza que lleva rondando tanto tiempo que a veces te quita el sueño. Puedes ver a tus personajes y conoces cuáles son sus historias. Sientes que ya estás listo para sentarte a teclear todo eso que tanto quieres dar al mundo.

O, tal vez, fuiste a algún evento literario y escuchaste a tu escritor favorito hablar de lo que hace. Te parece que te gustaría pasar el resto de tus días siendo como él o como ella: creando historias que harán soñar a otros.

Y por eso decides atender el llamado, decides que quieres ser escritor.

¿Por dónde empezar?

Esta, tal vez, es la pregunta que más nos llega, por eso creamos este post para darte una guía.

¿Por dónde puedo empezar si quiero ser escritor?

1- Haz cosas que pongan a volar tu imaginación

Las ideas son la materia prima sobre la que trabajamos, así que sin ideas no vas a tener historias. Por eso es importante que cultives pasatiempos o realices actividades que te ayuden a desarrollar tu imaginación.

Sal a caminar, viaja de vez en cuando, colorea, cuida tus plantas… cualquiera de estas cosas tiende a relajarte y a ponerte a pensar en «cosas» que no habrías pensado de otra manera.

Esas «cosas» normalmente terminarán por convertirse en buenas ideas.

Salir de la rutina siempre terminará por enriquecerte.

2- Deja de leer los libros que estás leyendo

Esto aplica, principalmente, para aquellos que aman los clásicos (en especial los rusos). Por favor, expande un poco más tus lecturas. Los clásicos, en su mayoría, son obras escritas hace mucho tiempo cuando las personas hablaban de otra manera, por lo que beber mucho de ellas sólo servirá para dañar tu estilo.

Leer otro tipo de libros, especialmente los contemporáneos, te ayudará a comprender la forma en la que se lee y se escribe en la actualidad. Busca obras sobre el género que quieres escribir y vuélvete un experto en él. Eso te ayudará a tomar mejores decisiones tanto en tus obras como en tu carrera profesional como escritor.

3- No escribas sobre ti mismo

Escribir una buena historia requiere que tengas una visión objetiva sobre ella y, si se trata de ti, no serás objetivo, nunca.

Sin importar la cantidad de terapia que hagas, en este mundo conocerás muchísimas otras cosas mejor que a ti mismo. Esto es porque puedes ver lo otro desde afuera, pero a ti siempre te verás desde adentro.

Si, por ejemplo, decides escribir una historia sobre el romance tóxico que estás viviendo en este momento, lo más seguro es que sea terrible. ¿Por qué? Porque la estás experimentando en este momento y eso hace que no la entiendas. Necesitas estar afuera (y con unos buenos años de diferencia) para verla, entenderla, analizarla y poder escribir sobre ella.

Por eso, cuando estás empezando, cuando apenas eres un aprendiz de escritura, no escribas sobre ti mismo.

Escribe sobre temas que te interesan y desarrolla personajes ajenos a ti.

Escribir de esta manera te obligará a poner atención y eso será algo beneficioso para tu escritura.

Puedes prestarle algunas de tus experiencias de vida para hacer más realista la obra, pero evita lo que más puedas los personajes autoinsertados.

4- No des sermones

Cuando escribas una obra, evita a toda costa dar sermones o intentar «evangelizar» a tus lectores respecto a tu postura moral o a tus creencias. La literatura está ahí para entretener, para dar abrir debates o para hacer reflexionar, no para recibir sermones sobre cómo deben ser las cosas.

Eso es terriblemente pretencioso y molesto, y tu lector te lo hará saber evitando a toda costa comprar tu obra.

5- Nadie escribe «para sí mismo»

Tener una buena novela terminada requiere muchísimo trabajo y, si bien el primer borrador de una obra eres tú mismo contándote a ti tu historia, el resto de pasos que hagas de ahí en adelante para perfeccionarla es con el fin de que otras personas posen sus ojos sobre ella y viajen por algunas horas de su vida al lugar que les propones.

Escribir no es agradable ni algo que se disfrute, es un trabajo y además un trabajo mental.

Para terminar tu proyecto, tendrás que escribir una palabra detrás de otra incluso si no tienes la visita de las musas y eso muchas veces te hará sentir como si sangraras cada letra que extraes de tu cerebro para ponerlo en una hoja.

Aquellos que «escriben para sí mismos» usan esa frase como mecanismo de defensa ante las críticas.

6- Tendrás que aprender a aceptar las críticas

Los peores escritores son aquellos que no son capaces de aceptar las críticas. Yo sé muy bien que una crítica duele y te puede hacer enojar o llorar porque te hace sentir que no eres suficiente, que tu trabajo no fue suficiente, que esos meses o años invertidos se fueron al traste porque no lo hiciste bien, pero no es así.

Una crítica, especialmente las que te da un editor o un lector beta, está ahí para ayudarte a perfeccionar eso que ya tienes, para que tu obra llegue a ser lo mejor que pueda ser. Se trata de personas externas a ti, con una visión diferente del mundo que comprenderán tu trabajo desde una perspectiva diferente a la tuya y por eso mucho más objetiva.

Y aunque duelan, muchas de las críticas te ayudarán a crecer. Eso sí, tendrás que aprender a diferenciar las críticas que aportan de las que no y además, con el tiempo, podrás identificar cuál puedes aplicar a tu obra y cuál es solo ruido.

7-Necesitarás escribir para poder vivir de tu oficio

Si quieres ser escritor tendrás que escribir y mucho.

Solo la práctica te ayudará a perfeccionar tu arte, y no solo eso.

Si realmente quieres vivir de esto tendrás que empezar a verte ti mismo como una marca, como una empresa y con eso tendrás que empezar a crear planes: planes de producción (qué vas a escribir y cuando), planes de mercadeo (cómo voy a hacer que la gente sepa que mi libro existe) y planes de venta (¿Cuánto libros necesito vender al mes para poder pagar mis facturas?)

Un solo libro no te servirá para vivir de esto, así que de una vez tienes que mentalizarte que esto es una profesión, una carrera, y por eso vas a tener que estar produciendo constantemente.

Si te gustaría aprender más sobre escritura, te invitamos a que conozcas los cursos que ofrecemos, haciendo click en este enlace.

Cuéntanos qué opinas sobre el artículo en los comentarios y si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta leer tus anécdotas!

Esperamos que este texto te sirva para que conozcas más sobre la venta de libros. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores. Estamos como escritoresmnemosine. En Facebook puedes reírte un rato con nuestros memes, en Instagram hablarnos de tu obra y unirte a nuestros retos diarios y en Youtube disfrutar de los videos que hemos hecho especialmente para ti.

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: