Una obra narrativa se compone de narración, diálogos y descripción. Esos son los tres pilares que necesitarás para que tu obra sea equilibrada y completa.

Sin embargo, muchos escritores que empiezan tienen problemas en desarrollarlos. Si eres de los que siente que sus diálogos necesitan más trabajo, este artículo te puede interesar.

¿Cómo puedo mejorar mis diálogos?

1- Cada línea de dialogo debe tener un propósito

El diálogo no debe existir solo para que tus personajes tengan algo que decir. En vez de eso, piensa que una conversación en la ficción tiene muchos propósitos poderosos: te ayudan a desarrollar a los personajes, a avanzar la trama, agregar tensión, dar contexto, imponer un estado de ánimo, etc.

Si puedes quitar una línea de diálogo de tu manuscrito (o una conversación entera) sin afectar la forma en la que tus lectores entienden tu historia, entonces es uy posible que ese diálogo carezca de sentido y de dirección.

2- No te apegues a la realidad

Es verdad que escribir un dialogo realista es muy importante, sin embargo, en la ficción, si te apegas mucho a la realidad, puedes terminar siendo muy realista.

Déjame explicarme mejor:

Piensa en todas las cosas extrañas que llenan tus conversaciones en tu día a día: tartamudear, irte por las ramas, repetir una misma palabra o una misma idea muchas veces hasta que te escuchen, etc. Es verdad que todo esto entra en la ficción, pero de una manera mucho más controlada que en la vida real o de lo contrario sería muy caótico.

Lo que quiero decir es que los diálogos más realistas no son los que imitan el lenguaje que escuchas todos los días, sino aquellos que le son fieles a la voz de tus personajes.

3- Es crucial desarrollar una voz

Haz este ejercicio: toma a tres personajes de tu historia, y solo por diversión, escribe un diálogo en el que comenten su amor por la pizza y la alaben como la mejor comida de la humanidad. No puedes decir quién está hablando.

¿Tus lectores sabrán quién está diciendo qué?

Aunque el ejercicio es un poco exagerado, quiero que entiendas mi punto: la “voz” de un personaje es un término que se aplica tanto a la comunicación verbal como a la no verbal que permite a tu personaje expresar su personalidad, sus experiencias, sus creencias, su autoestima, su forma de ver el mundo y sus influencias culturales.

Entre más fuerte sea la voz de tu personaje, sus conversaciones serán más auténticas.

4- La gente no siempre dice lo que piensa

Los humanos somos seres complejos. Muy pocas veces decimos lo que queremos decir en la forma en la que queremos decirlo. En vez de eso, la mayoría de las veces, nos llevamos a nosotros mismos por las ramas, esforzándonos por encajar o destacar y por eso apaciguamos, halagamos y mentimos.

No es extraño entonces que construir un dialogo que no parezca falso puede ser tan complicado. Crear una conversación interesante que tenga en cuenta la voz y las circunstancias puede requerirte más habilidad escritora de la que crees que tienes (o tal vez de la que en verdad tienes), pero vale la pena el esfuerzo.

5- Las relaciones son importantes en las conversaciones

Si hablamos de las circunstancias en las que se da un dialogo, tenemos que saber que cada conversación obtiene forma mediante el contexto en el que toma lugar, especialmente en lo relacionado con la relación entre los personajes hablantes.

Dos amantes que hablan sobre el clima sonarán muy diferentes a como lo harían un padre y un hijo, dos compañeros de trabajo o dos extraños en la calle, por más de que todos usen las mismas palabras exactas.

6- Echa mano del lenguaje corporal y la expresión

La gente dice mucho tanto con las palabras como con su lenguaje corporal. La postura, el contacto visual, las actitudes y las relaciones jugarán un rol muy importante en las conversaciones que mantengan tus personajes.

7- No tengas miedo a meter la pata

Las conversaciones reales raramente se llevan a cabo en un lenguaje elegante, cuidado y bien pensado. La gente es caótica y por esa razón su forma de expresarse también lo es.

No tengas miedo de permitir a tus personajes hablar por medio de fragmentos y frases sin terminar, de confundir la gramática o usar jergas. Ni siquiera las palabrotas te deberían asustar.

8- Balancea a los jugadores

Crear un dialogo entre dos o más personajes puede ser difícil. Afortunadamente, es uy raro que tantas voces compartan un mismo peso dentro de una conversación.

Cuando escribas esas escenas (en las que varios personajes participan de la conversación), resiste la necesidad de hacer que todos y cada uno de ellos tenga exactamente la misma cantidad de diálogo.

En vez de eso, deja que las voces de tus personajes se desarrollen con naturalidad.

9- Trabaja con la tensión de la escena

En la ficción, casi todos los diálogos existen para crear o resolver la tensión de alguna manera.

La tensión es eso que mantiene a los lectores pegados a tu obra, pasando las páginas, ansiosos por saber qué sucede después.

Para asegurarte de que el dialogo no estanca tu historia, pon especial cuidado a los hilos de tensión que se desarrollan en cada escena. ¿Cómo puedes manipular el dialogo de tal forma que mantenga enganchados a los lectores?

10- No necesitas escribir todos los detalles

Si puedes decir algo directamente, pero en vez de eso te vas por las ramas con el fin de aumentar las páginas de tu novela o el conteo de palabras, estás ante un circunloquio. Y si bien es un figura retórica usada en la literatura, no es muy apreciada por el lector actual.

Y tú estás escribiendo para el lector actual, no para el lector del siglo diecinueve, porque… cof… cof… ya están todos muertos.

A veces caemos en la tentación de escribir los saludos de una par de amigos que se acaba de encontrar, en vez de solo decir “nos saludamos” y dejar que el lector infiera el resto por sí mismo.

Cada palabra que escribas tiene el poder de aburrir a los lectores o ralentizar el ritmo de tu historia. Así que asegúrate de escoger sabiamente las palabras que uses en tu obra.

11- Evita las acotaciones de dialogo innecesarias

Las acotaciones de diálogo existen para aclarar quién está diciendo qué. Las más comunes son: dijo, preguntó, respondió, explicó y afirmó. También hay otras cómo: gritó, susurró, murmuró que se encargan de mostrar al lector la forma en la que el diálogo es dicho.

Las acotaciones de diálogo son, sin duda, un aspecto importante de las conversaciones en la ficción. Sin embargo, excederte con ellas también pueden ralentizar el ritmo de tu historia o incluso perder a los lectores.

Úsalas con precaución y cuidado.

12- La palabra “dijo” no está muerta

Es vital la claridad que las acotaciones de diálogo le dan a una escena. Pero, ten en cuenta que sigue siendo un elemento narrativo que no está escrito desde la voz del personaje sino la del narrador o del autor.

Este tipo de intervenciones externas, si son ocasionales, no afectarán la experiencia lectora. Pero entre más extrañas, rebuscadas y variadas sean las acotaciones de tus diálogos es más posible que saques al lector de esa inmersión en la que está y le recuerdos que todo esto es un artificio construido por ti.

El lector pasará por encima de palabras como “dijo” o “preguntó” y seguirá fluyendo en su lectura porque son casi transparentes. Pero palabras más rebuscadas, seguidas una de otra, serán más difíciles de ignorar.

13- Las acotaciones de acción son una buena opción

Las acotaciones de acción son las que muestran cuáles son las acciones que realizan los personajes con su cuerpo mientras hablan. Como ya te dije antes en este mismo artículo, el lenguaje corporal es muy importante, así que en vez de rebuscar palabras que sean sinónimos de “dijo” para desarrollar tus diálogos, una buena opción es mostrar sus movimientos, si lenguaje corporal y su interacción con el espacio en el que se encuentran.

Acá puedes encontrar ejemplos como: “Frunció el ceño”, “Sonrió”, “Observó nervioso a la pared”, “Se levantó de la silla”, etc.

Usar las acotaciones de acción es una buena forma de hacer más dinámicos e interesantes tus diálogos, añadiendo movimiento a la escena y manteniendo a los lectores atrapados en la lectura.

14- Evita las repeticiones

Una forma de gritarle al mundo que eres un escritor principiante es mediante las repeticiones. Es muy común ver en los manuscritos de quienes están empezando en el oficio de escritor cosas como:

—Jajaja —se rio.

Quédate con una o con otra, pero poner las dos es redundante. (En el caso de este ejemplo es mejor que escojas “se rio”. “Jajaja” queda muy bien para tus conversaciones de chat pero no para una obra escrita).

15- Usa los diálogos para dinamizar tus escenas

Un texto se hace muy pesado si página tras página encuentras el mismo tipo de párrafos, uno detrás del otro. No importa que lo que esté escrito ahí sea muy interesante, si no hay dinamismo, el cerebro se cansa.

Añadir una o dos líneas de diálogo es una buena forma de darles un descanso a tus lectores.

16- Lee tus diálogos en voz alta

¿Quieres saber si tus diálogos están funcionando? Léelos en voz alta.

La mejor forma que tienes para saber si el diálogo está saliendo como lo esperas es leyéndolo en voz alta, o mejor aún, poniendo a otro a leerlos en voz alta. Eso te ayudará a saber si está fluyendo, si estás caracterizando bien a tus personajes y si es fácil para otro entender lo que le estás tratando de mostrar.

 Si te gustaría aprender más sobre escritura, te invitamos a que conozcas los cursos que ofrecemos, haciendo click en este enlace.

Cuéntanos qué opinas sobre el artículo en los comentarios y si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta leer tus anécdotas!

Esperamos que este texto te sirva para que conozcas más sobre el mundo editorial. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores. Estamos como escritoresmnemosine. En Facebook puedes reírte un rato con nuestros memes, en Instagram hablarnos de tu obra y unirte a nuestros retos diarios y en Youtube disfrutar de los videos que hemos hecho especialmente para ti.

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: