Entonces, te decidiste por enviar tu manuscrito a una editorial. El siguiente paso es que decidas si quieres publicar con una multinacional o con una editorial independiente.

Sin importar cuál de las dos opciones escojas, la verdad es que publicar con una editorial (que no te estafe) dista mucho de ser fácil. Muchos autores amasan docenas, por no decir cientos de rechazos antes de que su libro sea aceptado.

Hay muchos factores que influencian que tu obra sea aceptada o no y la gran mayoría están fuera de tu control. Sin embargo, es importante conocer algunas razones por las que tus manuscritos pueden llegar a ser rechazados ya que te permitirá tomar mejores decisiones.

Acá te menciono algunas de ellas:

Algunas razones por las que una editorial puede rechazar tu manuscrito

1- Tiempo           

Más a menudo de lo que crees, el rechazo de un agente o una editorial no tiene nada que ver con la calidad de la obra que se presenta sino con el momento en que se envía. Esto puede ser muy frustrante teniendo en cuenta que la culpa no está en tu trabajo y es algo que se sale de tus manos.

Por eso, es conveniente que conozcas lo importante que es enviar tu obra en el momento justo para así evitar (o al menos entender) muchos de estos rechazos.

¿Entonces, qué hace que envíes tu obra en un mal momento?

a- Caída del mercado e iliquidez

En pocas palabras, la editorial está sin dinero en ese momento. Tal vez el mercado no se ha movido como esperaba, hay una recesión (o incluso una pandemia), o tal vez no ha logrado sus metas financieras del año.

Lo cierto es que una editorial es un negocio y no una entidad de beneficencia y caridad. Y si los números no van bien, no van a apostar por proyectos nuevos y en muchos casos ni siquiera revisan lo que les enviaste.

b- Ventas y distribución

Dos grandes obstáculos entre tú y tu soñado contrato de publicación son el departamento de ventas y los distribuidores. Una sola nota de cualquiera de estos dos (por ejemplo, comentando que los libros de vampiros, el género en el que escribes, no se han vendido en el último trimestre) puede hacer que seas rechazado antes de que terminen de leer tu manuscrito.

c- Exceso de inventario

Puede ser una razón boba, pero sigue siendo una razón. La editorial tiene ya un exceso de inventario de libros de tu género. En vez de apostar por uno más, pondrá todo su esfuerzo en vender lo que ya tiene y recuperar la inversión que ya ha hecho.

En ese caso, podrías intentar de nuevo en un año o dos.

2- El género

A veces tu obra se estrellará contra una pared por culpa de su género. Esto puede ser por la razón relacionada con las ventas y la distribución que te comenté en el punto anterior o por otras razones como:

a- No son los editores indicados

Antes de enviar tu manuscrito a cualquier editorial, es muy importante que conozcas su catálogo editorial y si tu obra entra dentro de lo que esa empresa publica normalmente. Esta es la principal razón de un rechazo y de hecho, muchas veces, se siente como una falta de respeto.

A nosotros nos ha pasado que después de anunciar que recibíamos manuscritos de literatura infantil y juvenil, nos llegaron varios tantos manuscritos de no ficción o académicos, de esos que publican las universidades. También conocemos casos de gente enviando novela erótica a editoriales infantiles.

b- Ganancias vs perdidas

No importa qué tan buena sea tu novela. Si su género es tan específico que tiende a gustar a un pequeño nicho nada más, las editoriales saben que no recibirán ganancias de ahí. Puede que sea una obra fantástica y novedosa, pero si sólo vas a tener dos lectores, eso no compensará toda la inversión que haría la empresa.

En ese caso, el mejor camino será siempre el de la autopublicación.

3- Manuscrito deficiente

Esta, junto con la de los editores que no son los indicados, es una de las razones más obvias para un rechazo editorial. Puede que tengas una idea increíble, pero necesitas seguir trabajando en tu borrador para que llegue a tener la calidad que espera la empresa de los trabajos que va a publicar.

Acá entra todo lo relacionado a cómo está creada tu obra: si está bien escrita, si es atrapante, si es importante, etc.

Si un editor empieza a leer tu obra y se descubre a sí mismo bostezando antes de que termine de leer la primera página, probablemente no leerá más allá. Después de todo, es uno de los tantos manuscritos que tiene que leer de la pila de manuscritos que seguro tiene esperando sobre su mesa.

Este punto puede tener tantas aristas que no terminaría nunca, así que te nombro algunas de las principales:

a- Lenguaje y estilo:

Un buen editor es capaz de decir, por medio de tu primer párrafo, si tu manuscrito está listo o no por tu estilo y uso del lenguaje.

Si tu narrativa es rimbombante o si solo te limitas a poner una cosa tras otra sin revisar siquiera que los tiempos verbales o los sujetos gramaticales coincidan, así como una mala ortografía o gramática, lo único que lograrás será encender una bandera roja en el editor, quien terminará rechazando tu propuesta editorial.

En la actualidad un editor no tiene el tiempo para ayudarte a corregir, mejorar y sacarle brillo a tu manuscrito desastroso. Por eso, muchos libros que tienen propuestas muy interesantes terminan siendo dejados de lado por problemas en su ejecución.

En resumen: si no trabajas en perfeccionar tu prosa lo más probable es que seas rechazado.

b- Tono

Los problemas de tono son tan comunes como los de la lengua y el estilo, en unos géneros más que otros. Algunas veces el escritor quiere ser lo más controversial y obsceno posible y eso solo corre en su contra si lo que desea es publicar con una empresa editorial.

También están los manuscritos moralistas, subversivos, etc. De esos que constantemente le están diciendo al lector qué es lo que debería pensar. Puede que para ti como autor sea satisfactorio, pero el lector no quiere una reprimenda y por eso no estaría muy inclinado a gastar su dinero en tu obra.

Las editoriales saben eso. Son negocios. Si no ven que tu obra pueda venderse a una buena cantidad de público que le permita, como mínimo, recuperar lo que invirtió en ti, te rechazarán.

c- Contenido

Si el estilo y el tono son importantes, el contenido lo es más. Una obra puede ser bellamente escrita pero no decir nada, y eso también es algo que tienen en cuenta los editores. Los problemas de contenido son muy comunes en la literatura de ficción, donde los escritores sienten que no deben preocuparse tanto por dejar una historia bien construida, ya que, finalmente, se trata de algo que salió de su imaginación.

Sin embargo, los libros aburridos no se venden.

Por eso, trabajar en la construcción de tu mundo, en la creación de personajes interesantes y una trama atrapante es de vital importancia.

La buena noticia para ti, es que este es uno de los puntos que puedes controlar. Si ya te han rechazado antes porque tu manuscrito es deficiente, lo mejor que puedes hacer es conseguir un editor independiente que sea experto en el género que escribes y contratarlo para que te ayude a saber cuáles son tus problemas principales y entre los dos los corrijan.

Puede que sea algo costoso, ya que se trata de contratar los servicios de un profesional, pero si tu sueño es publicar con una editorial, este paso es importante.

Además de contratar a un editor, es importante que te tomes en serio tu oficio de escritor y siempre estés mejorando tu escritura, sin importar que tan bueno seas en este momento. Hacer parte de grupos de escritura o tomar cursos siempre será beneficioso para ti.

4- Errores en la propuesta editorial

Si te ha ido bien en todos los puntos anteriores, pero metiste la pata al hacer el envío de tu propuesta editorial, no obtendrás resultados positivos.

Hay un montón de cosas que debes y no debes hacer cuando te comunicas con un editor (algunas más conocidas que otras), pero lo que debes tener en cuenta cuando hagas cualquier cosa es que una editorial siempre va a estar buscando razones para rechazarte. La pila de manuscritos por leer es enorme y sus recursos de tiempo y dinero tienen un límite.

Para evitar estrellarte en este primer filtro, es bueno que estés consiente de estas razones comunes de rechazo.

a- Actitud

El año pasado abrimos una convocatoria para recibir los manuscritos de autores que desearan autopublicar y quisieran trabajar con nosotros. Quedamos muy sorprendidos porque algunos que nos enviaron su propuesta editorial lo hicieron con una actitud ruda y demandante, casi grosera.

Como teníamos muchísimas obras que leer, simplemente rechazamos a esos autores. Un trabajo de edición es una relación a largo plazo entre el autor y el editor, y tener una relación con alguien que te insulta desde el comienzo no te va a llevar a ningún lado.

Es importante que seas profesional y sobre todo amable.

b- Calidad de la propuesta

Los editores son personas ocupadas. Reciben cientos de propuestas editoriales en un mes. Muchas veces tan solo tienes alrededor de un minuto (por no decir algunos segundos) para atrapar su atención, por lo que tu propuesta editorial debe ser atrapante desde el inicio.

Usa un buen gancho para resumir la trama de tu libro, tu lector objetivo y tu género. Si ya has publicado antes, menciónalo junto con la cantidad de libros que vendiste (ese dato les tiende a gustar bastante).

Sé profesional y conciso y no desperdicies el tiempo de tu lector con introducciones eternas que no dicen nada. Tampoco te vayas por las ramas.

c- No seguir las instrucciones

Seguir las instrucciones que te dio el editor o la editorial para el envío de tu propuesta editorial es muy importante. Recuerda siempre que una editorial está en busca de razones para rechazarte, no se las des al enviar tu obra en Word cuando te la piden en pdf, por ejemplo.

Si te piden una carta de presentación y no la entregas, quedas rechazado inmediatamente.

Si te gustaría aprender más sobre el mundo editorial y la publicación de libros, te invitamos a que conozcas los cursos que ofrecemos, haciendo click en este enlace.

Cuéntanos qué opinas sobre el artículo en los comentarios y si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta leer tus anécdotas!

Esperamos que este texto te sirva para que conozcas más sobre el mundo editorial. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores. Estamos como escritoresmnemosine. En Facebook puedes reírte un rato con nuestros memes, en Instagram hablarnos de tu obra y unirte a nuestros retos diarios y en Youtube disfrutar de los videos que hemos hecho especialmente para ti.

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: