El punto de vista en el que se sitúa el narrador de una historia es la manera en que se le presentará la obra al lector e influirá en la forma en la que éste recibe el mensaje. La primera, la segunda y la tercera personas son tres opciones de narrador que tienes. Acá te contamos un poco más sobre ellas.

La primera persona narrativa habla desde el yo, del narrador personaje o narrador interno; la segunda persona narrativa trata de un narrador que se dirige a un tú, a alguien más; y, finalmente,  la tercera persona narrativa se refiere a alguien externo que cuenta lo que alguien más vivó.

Pero veámoslo con más calma:

Diferencia entre primera, segunda y tercera persona

1- Narrador en primera persona:

Cuando hablamos de nosotros, de nuestras opiniones y de las cosas que nos suceden, estamos ante un narrador en primera persona. La mejor forma de reconocer este tipo de narrador es  por el uso del «yo».

«Yo», «nosotros», «mío», «nuestro» son pronombres de primera persona.

Con este tipo de narrador, el lector experimenta la obra por medio del personaje, observando cómo la historia se desarrolla desde sus ojos. Un narrador en primera persona siempre va a estar dentro de la historia, va a participar de ella.

Este tipo de narrador es mucho más cercano para el lector, ya que la historia se cuenta de un modo similar al que lo haría un amigo. Este tipo de cercanía hace que la verosimilitud aumente, ayudando a que el lector se sumerja en la narración.

En este tipo de narrador nos encontramos con:

1-Primera persona cercana:

Es el narrador más común. Acá el propio narrador opina sobre lo que sucede y lo integra con sus sentimientos y experiencias, dándonos una visión parcial y sesgada de la historia.

2- Primera persona alejada:

Cuando el narrador cuenta la historia actuando como un cronista. Acá sus intervenciones son mucho más frías y se guarda la mayoría de sus opiniones.

3- Narrador testigo:

Un personaje que no es el protagonista pero que aprovecha la voz que se le ha dado para contar la historia de otro que es mucho más importante en la narración que él.

2- Narrador en segunda persona

La segunda persona narrativa trata de un narrador (yo) que se dirige a un interlocutor (tú). Se usa mucho en las cartas o en los blogs, donde la persona que escribe se dirige a la persona que lee, por lo que podría entrar en el género epistolar. Este tipo de narrador no es muy común en las historias de ficción.

Aquí, el narrador es un personaje que participa en la historia y su función principal es la de testigo. Aunque no siempre se cumple esta regla. A veces, el narrador no participa en la historia. Es alguien totalmente ajeno a ella, pero aun así la cuenta.

La principal característica de este tipo de narrador es que el lector es el protagonista.

3- Narrador en tercera persona

El narrador en tercera persona se trata de un narrador externo que no hace parte de la historia. También se le conoce como «extradiegético». Como no hace parte de los eventos de la narración sino que cuenta lo que le sucedió a otro, podemos reconocerlo fácilmente por el uso de «él», «ella» o «ellos».

Le da objetividad al texto ya que otorga la sensación de que si el narrador no hace parte de la historia puede mantenerse al margen de las emociones. Al encontrarse con la tercera persona, el lector, inconscientemente, hace el pacto narrativo de creer lo que le dicen.

En este tipo de narrador nos encontramos con:

1-Narrador omnisciente:

Es el narrador que lo sabe todo acerca de los personajes y de la historia, casi como un dios. Influye en el lector contando lo que ocurre en la historia y los pensamientos que tienen los personajes, dándole así una visión más amplia de los sucesos.

2- Narrador observador:

Es muy parecido al narrador omnisciente, pero se diferente de éste en el hecho de que no dará opiniones sobre lo que ocurre, tan solo se limitará a contar. Más que a un dios, este narrador se parece a una cámara que registra lo que le sucede a los personajes.

3- Narrador equisciente:

Está a medio camino entre el omnisciente y el observador. Es un narrador  cuyo punto de vista se encuentra fijado sobre uno de los personajes y, por lo tanto, solo puede saber y narrar lo que el personaje percibe. Muy parecido a lo que sucede con la primera persona.

El narrador equisciente logra un equilibrio más natural entre la objetividad de la tercera persona y la cercanía y empatía de la primera.

Si te gustaría aprender más sobre cómo desarrollar tus historias, te invitamos a que conozcas los cursos que ofrecemos haciendo click en este enlace.

Cuéntanos qué opinas sobre el artículo en los comentarios y si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta leer tus anécdotas!

Esperamos que este texto te sirva para que puedas desarrollar mejor a tus personajes. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores. Estamos como escritoresmnemosine. En Facebook puedes reírte un rato con nuestros memes, en Instagram hablarnos de tu obra y unirte a nuestros retos diarios y en Youtube disfrutar de los videos que hemos hecho especialmente para ti.

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: