No todas las personas somos iguales. Por la misma razón, no todos los personajes son iguales. Cada uno de nosotros responde de manera diferente a los estímulos externos: a las dificultades y a los logros que tenemos en nuestra vida.

Hay quienes persiguen una meta y por esa razón buscan frecuentemente el cambio, y hay quienes simplemente reaccionan a lo que les va sucediendo. Los primeros se consideran actores, los segundos, reactores.

La clave para saber si un personaje es un actor o un reactor es mirar la forma en la que  responden a la trama. Si el personaje se deja llevar por los acontecimientos o si hacen todo lo que está en su alcance para cambiarlos.

Acá te explico un poco de qué se trata estas diferencias en el momento de caracterizar a tus personajes.

Personajes actores y personajes reactores

1-Reactores: Personajes que apoyan la trama

Un reactor es un personaje que permite que la trama les suceda. Es decir, si la trama pide algo de ellos, se lo dan sin chistar. Esencialmente, un personaje reactor no tiene problema dejando que la trama y las reglas del mundo lo lleven hasta donde lo tengan que llevar. Ellos van con la corriente y reaccionan de acuerdo a lo que les sucede, usualmente sin el deseo de cambiar sus condiciones o su entorno.

 Normalmente están más cómodos en su zona de confort y hacen lo posible por no salir de ahí.

Típicamente, los reactores son ideales para interpretar personajes secundarios ya que su personalidad les permite ser un contraste o un apoyo para los protagonistas al no tener un deseo superior de cambiar el mundo a su alrededor o mostrar su inconformidad con las reglas establecidas en el mundo en el que viven o los vaivenes de la obra.

Como elementos de la trama, los reactores son invaluables.

Sabes que estás ante un personaje reactor si éste cumple una o varias de las siguientes funciones en tu historia:

-No actúa o busca ideales fuera de la norma.

-Está de acuerdo con las reglas establecidas o cualquier patrón de comportamiento tradicional de la historia.

-Hacen lo que se les dice que hagan sin cuestionarse o discutir.

-Responden a eventos que van desarrollándose en la trama sin ninguna oposición.

Si la trama empuja a tu personaje de un lado para otro, entonces es posible que sea un reactor.

Esto no significa que no tendrán ningún tipo de iniciativa durante el curso de la historia. De hecho, la mayoría de personajes reactores toman la iniciativa al menos una vez en la obra, pero solamente cuando su moral o algo que aprecian mucho es amenazado.

En resumen, los personajes reactores dejan que la trama suceda y responde de acuerdo a lo que exige la situación.

2-Actores: personajes que hacen que la trama suceda.

Los actores son los personajes que mueven los eventos, permitiendo que la trama exista. Las cosas en tu mundo cambias simplemente porque estos personajes buscan activamente que lo hagan.

Los actores tienen una meta, pero más que eso, son los dueños de su propio destino. Aunque es posible que busquen apoyo en otros, en poderes, en su deidad o en algún otro soporte, este tipo de personajes pocas veces hacen lo que el sistema les dicta.

Estos son los personajes que retan la conformidad, las creencias, o una situación. En pocas palabras: ellos están hechos para cambiar las reglas establecidas que no les gustan. Cuando la trama les pone un obstáculo, ellos no se detienen, sino que buscan la forma de esquivarlo.

Casi todos los protagonistas en la ficción son del tipo actor. Esencialmente porque sobre sus hombros cae el peso de la trama y la necesidad de hacerla interesante. Esto, claro está, puede diferir dependiendo del género de tu obra, pero es más común que te encuentres con ellos como protagonistas.

También hay que añadir que casi todos los antagonistas también son de este tipo, así como algunos personajes secundarios.

Sabes que estás ante un personaje actor si éste cumple una o varias de las siguientes funciones en tu historia:

-Cuestiona y enfrenta la forma normal de pensar, actuar o creer.

-Busca cambiar las reglas establecidas a través de intentos proactivos.

-Se cuestionan todo lo que les dicen, casi nunca hacen algo solo porque otros quieren que lo hagan.

Si la existencia de tu personaje cambia el curso de la historia solo porque él o ella buscan hacerlo, entonces estás frente a un personaje del tipo actor.

Es importante aclarar que los personajes actores no van en contra de todo lo que existe. Un personaje que se revela en contra de todas las normas establecidas, se convertirá pronto en un psicótico, pretencioso o predecible —a veces las tres— para tu lector.

3-Nota final sobre los actores y los reactores.

Recuerda que así como el bien y el mal, los reactores y los actores no son siempre blancos o negros. Los actores algunas veces pueden responder como reactores y los reactores pueden también hacerlo como actores.

Dicho esto, los reactores pueden cambiar cuando algo que aprecian es amenazado, obligándolos a actuar.


Cuéntanos qué opinas sobre el artículo en los comentarios y si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta leer tus anécdotas!

Esperamos que este texto te sirva para que puedas caracterizar mejor a tu personaje. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores. Estamos como escritoresmnemosine.

En Facebook puedes reírte un rato con nuestros memes, en Instagram hablarnos de tu obra y unirte a nuestros retos diarios y en Youtube disfrutar de los videos que hemos hecho especialmente para ti.

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: