Una de las ventajas de ser un escritor híbrido es que sabes que no todas tus obras terminarán en manos de alguna editorial. Sacar tus obras por tu cuenta te permite una cierta libertad sobre ellas y mayor control tanto del ingreso, como de la distribución o el producto final. Una buena estrategia de publicación debería contemplar algunas obras sacadas por medio de una editorial, y otras por tu cuenta propia para que tengas un buen equilibrio y aproveches las ventajas de ambos mundos.

Aunque, como todo, tiene sus desventajas, pues, al publicar tu obra por tu cuenta, tu alcance no será el mismo que podrías tener si publicaras con un gran conglomerado editorial, al menos te permite empezar a recibir ingresos por tus obras y tener un mayor contacto con tus lectores sin depender de nadie más.

Acá te damos algunos consejos que deberías tener en cuenta si te quieres embarcar en esta aventura editorial.

Cosas que deberías tener en cuenta cuando autopublicas

1- Tu trabajo no termina cuando tu libro está listo

Escribir requiere partes iguales de alma, tiempo e inspiración. Exigirá tanto de ti que pensarás que al terminarlo ya hiciste la parte más difícil, pero no es así.

Tu libro es como un bebé para ti y así como cuando el bebé nace tan solo empieza la aventura, lo mismo sucede con tu libro. Ahora que lo terminaste, tan solo estás empezando la primera parte del camino. Si quieres que tu libro llegue a tus lectores, vas a necesitar una estrategia de mercadeo, ventas y distribución. Eso sin contar que debes invertir en una buena edición y corrección de tu obra, en maquetación, portada y registros de ISBN.

Recuerda que el mercadeo incluye muchísimo más que postear tu libro en tu muro de Facebook para que tus amigos lo vean.

2- Necesitarás la ayuda de otras personas.

Autopublicar no significa que empieces a vender tu obra así como la escribiste. Como te dije más arriba, ahora que ya terminaste tu papel como escritor, empieza tu papel como editor y debes tomártelo muy enserio si quieres dar una imagen profesional y entregar un producto de calidad que haga que tus lectores quieran volver a ti.

Por eso necesitarás contratar los servicios de otras personas profesionales.

3- Se específico cuando trabajes con otros

Ahora que dejaste de lado el chip escritor y estás en el papel del editor de tu libro, se específico cuando comuniques a otros lo que necesitas de ellos. Si quieres una ilustración di como la esperas, lo mismo va para la corrección, el diseño de tu libro, la maquetación o la promoción de tu obra.

Tienes que saber qué es lo que quieres obtener de cada persona con la que trabajas y hacérselo saber. Esto te permitirá tener un buen equipo de trabajo que te apoye en los siguientes proyectos y ahorrarte varios dolores de cabeza.

4- Llegará un punto en el que te canses de la obra que estas autopublicando

Ya sé que cuando empezaste a escribirla lo hiciste con la ilusión de las ideas que empezaban a surgir en tu cabeza y luchaban por salir al mundo. Pero ahora que ya están afuera y que estás tratando de hacerla llegar a los lectores, llegará un punto en el que te canses del tema, de lo que dice, del discurso con el que te aproximas a otros, de los lanzamientos, de las presentaciones e incluso de ti mismo. Pero es normal, estás tan metido en sacar adelante ese proyecto editorial que terminas saturado.

Ese sentimiento hace parte del proceso. Si sientes que no puedes seguir con eso, lo mejor será que te tomes un descanso y/o empieces tu siguiente proyecto editorial.

Dicen que la mejor publicidad que puedes hacerle a un libro es escribir y sacar el siguiente.

5- Ponte metas razonables

No esperes vender el primer día lo que vendió Harry Potter en toda su historia porque es algo que no vas a lograr. Se requiere tiempo, paciencia y una muy buena estrategia de mercadeo para que eso suceda. Lo mismo pasa con tus metas de producción: no puedes exigirle al ilustrador o al corrector que haga todo su trabajo en un día, ya que para que quede bien se requiere tiempo.

Para eso tienes que tener un buen dialogo con las personas que estás trabajando y además investigar el mercado. No todos los meses son buenos para las ventas, por ejemplo.

6- Siempre date más tiempo del que crees que vas a necesitar

Es casi una ley que nunca salgan las cosas como te las esperas, por lo que es importante que te des un margen de tiempo sobre el que puedas trabajar en dado caso de que algo no salga de la manera en que lo tenías planeado. De esta forma no quedarás mal con nadie —por ejemplo en un lanzamiento o una presentación— y no estarás estresándote más de la cuenta.

Lo mismo va para la creación de tus obras. No creas que terminaste un borrador y al mes siguiente ya lo puedes tener a la venta en librerías o en Amazon.

Es verdad que con un poco de planeación puedes escapar de varios obstáculos, pero un poco de tiempo de sobra no le viene mal a nadie.

7- Ten cuidado con las rifas y los regalos

Sacar ese libro al mercado te costó tiempo y dinero. ¿Vale la pena irlo regalando por ahí a cuanta persona se te cruce solo por si con eso te ayudan a hacer promoción y llegar a más lectores? La verdad es que la mayoría de esos regalos —especialmente a amigos y familiares— no te traerán los resultados que esperas.

Si quieres que este tipo de publicidad te funcione, tienes que hacer una buena investigación de mercado para ver con quien te puedas aliar, que tenga una comunidad cuyos gustos sean afines a tus obras. Esos pocos regalos, bien hechos, te servirán mucho más que muchos regalos a personas que no te aportan.

No regales tu obra a alguien que solo quiere libros gratis, regala tu obra a alguien que sepas que la va a disfrutar y compartir con otros.

Tus rifas y regalos deben ser, por lo tanto, estratégicas y te deben llevar a generar ventas. Si, por ejemplo, tu libro es cristiano, ve a la iglesia y promociónalo ahí; si es juvenil o infantil habla con colegios para hacer eventos o que te dejen participar en una feria escolar o un día de integración.

8- Cada peso cuenta

La idea de sacar tu libro al mercado es ganar dinero con él, no perderlo. Puedes intentar hacer promoción digital o, en vez de regalar libros, invertir en mercancía relacionada con ellos para regalar, como, por ejemplo, separadores de libros.

Lo mejor que puedes hacer es:

1) Priorizar donde quieres invertir tus esfuerzos económicos relacionados con el mercadeo. Es mejor meter algo de dinero en hacer tarjetas personales, con las que la gente pueda empezar a conectar contigo, que en hacer mil esferos con frases de tu obra. Antes de abrir la billetera, pregúntate cuál crea más recordación. A mí me funcionó muy bien hacer una base de datos en una feria en la que participé hace algunos días y no tuve que pagar nada de más. Solo una hoja donde las personas me dejaban su nombre y su correo para que yo les mande información de mis obras y eventos.

Lo mejor que puedes hacer es enfocarte en tus redes sociales y tu página web, de tal manera que puedas darle valor a esa base de datos de personas interesadas en tu obra a quien le venderás en el futuro.

Esto me lleva al siguiente punto:

2) Sácale provecho a la versión digital de tu libro: Piensa, por ejemplo, que Amazon KDP te da la posibilidad de hacer diferentes tipos de descuentos. Esto te podrá ayudar a llegar a más gente sin que tengas invertir más dinero del que ya invertiste.

3) Cada vez que puedas, usa ofertas que sean muy económicas o gratuitas para ti y que te generen algún beneficio además de la venta. Piensa en alternativas POD (impresión bajo demanda) para vender mercancía relacionada con tu obra o tu temática.

9- La unión hace la fuerza

Muchas veces percibimos a los otros escritores, especialmente los que escriben para las mismas audiencias, como competencia que debemos evitar como la peste. Sin embargo, la mayoría de ellos pueden ser tus aliados. Busca un grupo de escritores similares a ti y únete a ellos. Si no conoces alguno, entonces empieza uno tú.

Además, asiste conferencias de escritura o charlas relacionadas con el sector editorial, busca amigos escritores en internet, asóciate con escritores de tu temática para hacer eventos juntos que atraigan a tu lector objetivo.

Será una de las mejores decisiones que tomes.

10- Tu libro no será el capítulo final de la historia

Tal vez te sientas tentado a pensar que con escribir y publicar un libro ya eres escritor y te harás famoso. Pero la verdad es que no es así. Si realmente quieres vivir de la escritura debes escribir más libros con el fin de sacar más productos que te permitan diversificar las ganancias.

Esta será solo la primera de muchas batallas que debas luchas en el futuro. Lo bueno es que con cada nuevo proyecto te darás cuenta que cada vez se hará más fácil.


Cuéntanos qué opinas sobre el artículo en los comentarios y si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta leer tus anécdotas!

Esperamos que este texto te sirva para que autopubliques tus obras sin complicaciones. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores. Estamos como escritoresmnemosine.

En Facebook puedes reírte un rato con nuestros memes, en Instagram hablarnos de tu obra y unirte a nuestros retos diarios y en Youtube disfrutar de los videos que hemos hecho especialmente para ti.

Sobre el Autor Escuela de escritores Mnemósine

Coaching para escritores

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s