LAS 3 REVISIONES QUE DEBERÍA TENER TU OBRA ANTES DE QUE PUEDAS CONSIDERAR QUE YA ESTÁ TERMINADA

Hace un tiempo que terminaste el primer borrador de tu obra. Ya dejaste descansar tu cerebro un poco de ella y, luego de un tiempo prudente, vuelves a la carga para pulirla, perfeccionarla y transformarla en un manuscrito que puedas empezar a mandar a las editoriales para que te publiquen, o a un editor para publicarlo por tu cuenta.

Sin embargo, una vez abres el documento, te das cuenta que lo que se te viene ahora es un montón de trabajo y no tienes muy claro ni qué hacer ni por dónde empezar.

¡Tranquilo, no te asustes! Para eso estamos.

Si eres un lector asiduo de este blog, ya sabrás que muchas veces te he hablado sobre el proceso de edición y las diferentes revisiones que tiene. Si, por el contrario, este es el primer artículo que lees sobre nosotros, te cuento que escribir una obra es similar a hacer una ilustración en Photoshop: tienes que volver al bosquejo inicial (tu primer borrador) y agregarle capas para perfeccionarlo hasta obtener lo que quieres.

Una obra promedio cuenta con cuatro borradores: la primera vez que la escribes y el resultado de cada una de las tres revisiones que le haces después.

Sé que a simple vista parece mucho trabajo —y lo es—, sin embargo, solo es cuestión de método y de organización para que logres completarlo con éxito.

Capas que debería tener tu obra cuando la editas

1- Primera revisión:

Para esta primera revisión, vas a releer tu obra con los ojos de un lector común. Para eso, te recomendaría que pases tu borrador a PDF, de tal manera que evites la tentación de ir corrigiendo mientras realizas esa primera lectura. Eso sí, en un documento aparte o en un cuaderno, toma nota de todas esas incongruencias que van surgiendo en el camino.

Ten en cuenta:

-Impresiones generales sobre tus personajes y trama:

¿Cómo te parece la trama? ¿Tiene lógica ahora que lees tu obra completa? ¿Qué le podrías mejorar? ¿Qué sientes que sobra? ¿Disfrutaste la lectura? ¿Te convencieron tus personajes? ¿Te parecen lógicas sus acciones o su manera de pensar? ¿Te aburriste en algún momento mientras leías?

-Preguntas que surgen:

¿Quién es Mateo y por qué no lo había mencionado antes? ¿Cómo llegó ese objeto ahí? ¿Es posible que mi personaje esté en Dubai y en la siguiente escena en Argentina?

También todas aquellas relacionadas con la lógica del mundo que creaste o el tema específico que estás tocando con tu obra.

-Frases repetitivas o muletillas

Todos tenemos esa palabra que repetimos cada vez que podemos y que no nos damos cuenta hasta que releemos. Enciérralas en un círculo, de esta manera estarás más consciente de su existencia y más adelante puedas cambiarlas.

-Huecos

Los huecos en tu trama no pueden quedarse. Anótalos en tu cuaderno o en tu documento y ve pensando qué puedes hacer para rellenarlos: ¿Necesitas crear otro personaje? ¿Reescribir una capítulo? ¿Añadir una escena? ¿Eliminar un hilo narrativo?

-Problemas de tipeo o gramática que saltan a la vista:

Como ya te dije antes, esta primera lectura es con los ojos de un lector por lo cual debes hacer lo posible por evitar la tentación de ir arreglando todo lo relacionado con el estilo mientras lees. Sin embargo cuando estés trabajando en el manuscrito para mejorarlo y veas que una palabra te quedó mal escrita, corrígela.

Una vez tengas claras las cosas que te acabo de mencionar de la primera revisión, es momento de abrir de nuevo tu documento y trabajar sobre eso. En mi caso, siempre hago anotaciones por capítulo. De esta manera, cada vez que empiezo mi sesión de escritura abro mi cuaderno de notas y sé qué es exactamente lo que debo trabajar en el capítulo en cuestión. Eso me permite hacer los arreglos sin tener que volver a leer la obra —cuando la lees mucho empiezas a aprendértela y te será más difícil encontrar los errores de las siguientes capas.

2-Segunda revisión

 Ahora que ya pasaste por la primera revisión y perfeccionaste tu trama y tus personajes es momento de trabajar en la segunda tercera capa de tu obra. —Recuerda que la primera capa es cuando terminaste por primera vez tu borrador y la segunda capa es tu borrador mejorado producto de la primera revisión.

Para eso:

-Planta pistas

¿Ya incluiste pistas para que tus giros argumentales sean más impactantes? ¿Son muy obvias? ¿Muy sutiles? ¿No son suficientes? ¿Son muchas?

-Errores continuos

La segunda revisión de tu manuscrito viene cuando has reescrito y arreglado lo que encontraste en la primera revisión. Todos estos cambios, ediciones y reescrituras pueden hacer que algunos errores continuos salgan a la luz. Búscalos y arréglalos.

-Cambios de estilo

Puedes  tener cambios de estilo en tu escritura sin que te des cuenta, o tal vez pueden ser intencionales. Busca los cambios de vocabulario, de tiempos verbales, de estructuras gramaticales y las metáforas para asegurarte de que todo concuerda con el estilo del resto de la obra. También piensa en los personajes del punto de vista: ¿Son los adecuados? ¿Estás cambiando de puntos de vista dentro de una misma escena?

3- Tercera revisión

Cada vez estás más cerca de lograr la obra que deseas. Ahora es momento de darle una última revisión para terminarla de pulir. Para poder hacerlo, te recomiendo que hayas dejado reposar tú obra otro poquito más, ya que es importante que estés concentrado cuando trabajes en ella. Como te dije antes, tenerla muy fresca en tu cabeza puede hacer que te pases por alto ciertos errores.

En esta última revisión es cuando finalmente puedes desatar tu ‘Grammar nazi’ interior:

-Línea por línea

Para este momento ya habrás encontrado tus problemas más grandes y los habrás arreglado. Ahora debes meterte de lleno en tu prosa y trabajar sobre ella. Revisa tu obra una frase a la vez, pregúntate por la presencia de las palabras en el texto y por qué escogiste esas y no otras.

Es importante que le pongas atención al cambio de estilo ya que puede ser gradual. Si tienes un personaje de punto de vista que está cerca físicamente a tus personajes, asegúrate de tener en mente las opiniones que ellos tendrían como parte de su voz narrativa y que esta sea consistente con el arco.

Se fiel a tus personajes en la medida en la que tu estilo lo permita. Si de pronto cambias de frases largas y reflexivas a unas más cortas y concisas, asegúrate que haya una razón relacionada al ritmo narrativo o a la caracterización de tus personajes.

Una vez terminas esta revisión, tu obra ya está lo mejor que la puedes dejar. Es momento de que otras personas empiecen a leerla y así continuar con tu proceso editorial relacionado con la publicación.


Cuéntanos qué opinas sobre el artículo en los comentarios y si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta leer tus anécdotas!

Esperamos que este texto te sirva para que edites tu obra. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores. Estamos como escritoresmnemosine.

En Facebook puedes reírte un rato con nuestros memes, en Instagram hablarnos de tu obra y unirte a nuestros retos diarios y en Youtube disfrutar de los videos que hemos hecho especialmente para ti.

Sobre el Autor Escuela de escritores Mnemósine

Coaching para escritores

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: