He leído muchísimos comentarios de otros escritores que piensan que el romance en la literatura juvenil es un cliché aburrido que debería morir. Especialmente en los grupos de wattpad de los que hago parte. En algún momento de la semana alguien hace un post tocando el tema y con eso empiezan las discusiones.

Tal vez estoy un poco cansada de lo repetitivo que puede llegar a ser y por eso decidí escribir este artículo.

Sí, es verdad: si lees literatura juvenil va a ser muy difícil que te puedas escapar del romance pero ¿por qué tiene que ser malo?

El problema no es el romance, el problema es cómo se desarrolla: cuando el protagonista pierde toda su fuerza y su motivación como personaje por el simple hecho de hacer parte de ese amor es cuando las cosas se van al traste.

Sin embargo, cuando lo haces bien, el romance puede ser otro de los tantos ingredientes que atrapen a tu lector.

¿Por qué no deberías tenerle miedo al romance?

 

1- Muchos de nosotros hemos tenido idilios

¿Quién no se ha enamorado de alguien y ha terminado haciendo cosas tontas por culpa de ese sentimiento? —Al menos yo si lo he hecho y conozco a muchos que también—.

Por esta razón no podemos tapar el sol con un dedo y pretender que en la literatura ese tipo de sentimientos no deberían existir. Si por algún motivo nunca los has tenido, hay muchas personas que si lo han hecho y pueden sentirse identificados con eso —no seas egoísta, caray—.

2-Aun así puedes construir personajes fuertes

Que tengas dos personajes que se enamoren no quiere decir que por esa misma razón sean débiles o mal desarrollados.

El romance no tiene que ser necesariamente el foco de tu historia y si es así, eso no significa que no puedas crear personajes interesantes por su culpa.

Ten siempre en claro que en la ficción y en la vida real existen otras dimensiones del ser humano, por lo que hacer que alguien deje de ser quien es por culpa de una relación romántica no es sano.

3- Hacemos muchas cosas por amor

Si, suena cursi y todo. Pero es la verdad: el amor a veces puede ser una motivación muy fuerte para hacer lo que hacemos.

Tendemos a hacer muchas cosas en nombre del amor sin importar si esas decisiones son inteligentes o no.

Yo, por ejemplo, me parto el lomo todos los días por mi gata.

4- Las relaciones son importantes

Explorar tanto las relaciones románticas como las platónicas puede aportar al desarrollo de tu historia. Como seres humanos tendemos a preocuparnos por nuestra familia, nuestros amigos, compañeros y demás seres queridos ―por algo son «queridos»—.

Esto es algo natural en nuestras vidas por lo cual no es mala idea explorarla en la ficción.

¿Cómo puedes construir una buena historia de romance?

 

a) Construye a tus personajes por separado

Cada uno de tus personajes debe estar completo independientemente de la relación en la que se encuentre. Dos personas pueden enamorarse, pero al mismo tiempo tiene que ser más que esa relación.

Explora quien es cada uno de ellos individualmente y qué los puede hacer diferentes o similares.

¿La relación los fortalece? ¿Los hace más débiles? ¿Afecta tu historia en algún punto?

b) No tienes que hacerlo obligatoriamente el foco principal de tu historia

Dependiendo de la historia que estás contando, el romance no tiene por qué ser el foco principal. Tómate tu tiempo para pensar  que significa esa relación para tu trama: ¿Qué más está sucediendo? ¿Es una sub trama o la trama principal?

c) Triángulos amorosos

No soy muy fan de los triángulos amorosos pero eso no quiere decir que estén mal.

Para hacerlos bien tienes que saber que no valen la pena si a simple vista el lector se da cuenta quién es la mejor opción para tu protagonista.

d) Descubre sus necesidades y sus deseos

Cada personaje debe tener necesidades y deseos más allá del romance. Debes ser capaz de construir tus personajes y conocer quiénes son. De lo contrario se sentirán falsos para el lector.

Sobre todas las cosas debes siempre tratar a tus personajes con respeto.


Cuéntanos qué opinas sobre el artículo en los comentarios y si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta escuchar tus anécdotas!

Esperamos que este artículo te sirva para que le pierdas el miedo al romance. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores.

En Facebook puedes reírte un rato con nuestros memes, en Instagram hablarnos de tu obra y unirte a nuestros retos diarios y en Youtube disfrutar de los videos que hemos hecho especialmente para ti.

Sobre el Autor Escuela de escritores Mnemósine

Coaching para escritores

3 comentarios

  1. El romance hace todo más interesante 7w7 Pero prefiero el romance cuando la historia no se trata de romance en sí (Al fin y al cabo, el romance en nuestras vidas aparece mientras vivimos nuestra historia y no al revés :3 ) ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Wow! Me ha encantado esta entrada: es una de las más sensatas y realistas al tema. Muchas veces por intentar no meter romance a nuestras obras, acabamos colapsando y sentimos que algo nos falta; bueno, al menos eso pienso yo.

    Le gusta a 1 persona

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s