Para mí el romance es de los géneros que más se me dificulta escribir.

Así como el miedo, el amor es diferente para cada persona ya que nuestra percepción sobre él la construimos de acuerdo a lo que nos cuentan, experimentamos y consumimos ―en los libros, en el cine, etc.― a lo largo de nuestra vida. Por lo general esa idea que formamos sobre lo que debe ser el amor tiende a ir evolucionando y cambiando con el tiempo.

 Lo mismo les sucede a tus personajes. Dependiendo del momento de su vida en el que se encuentren vivirán, percibirán y demostrarán ese amor de manera diferente.

También está su personalidad: habrá más de uno a quien le costará trabajo demostrar eso que está empezando a sentir.

Sin embargo, por muy diferentes que sean nuestras experiencias y concepciones, existen cinco factores generales que puedes usar en tu historia para que tus lectores se coman el cuento de que tus personajes se están empezando a enamorar ―y además sientas mariposas mientras se lo comen―.

Eso sí, siempre de forma sana.

Estos cinco factores que te voy a mencionar están atados a los sentimientos sanos porque ―para mí― un romance bien escrito hace que tu personaje pase de un simple «esta persona es atractiva» a «estar cerca de esta persona me hace sentir atractivo y mejor conmigo mismo».

Claro, esto no es suficiente para empezar un romance ―de lo contrario nadie tendría amigos, aunque por ahí hay quien dice que «amar es hacerle el amor a tu mejor amigo»― pero son signos de que te sientes confortable en una relación y, en mi opinión, eso es lo que todos deberíamos buscar: relaciones sanas.

¿Cuándo se crean sentimientos románticos sanos entre tus personajes?

1-Cuando se sienten importantes

Tus personajes deben sentir que sus pensamientos y sus opiniones son importantes para la persona que les gusta. También que son prioridad para el otro y que hacen parte de sus planes tanto cercanos como futuros.

Esto se puede demostrar:

a) De forma verbal: «Quisiera que me des tu opinión sobre esto»

b) De forma no verbal: La persona que le gusta está a la espera de ver reacción del protagonista ante un objeto o una situación.

c) De forma evidente: El protagonista se imagina cómo sería irse a vivir con la persona que le gusta.

d) De forma sutil: Esperar una sonrisa como signo de aprobación.

2- Cuando se divierten pasando tiempo juntos

Esto lo puedes demostrar a través de las risas, los chistes o las sonrisas, pero las interacciones pueden variar dependiendo de las particularidades de tus personajes.

Es común que la gente se sienta atraída a las personas con las que tienen experiencias positivas y cuando esas experiencias están atadas a esa tensión propia de los sentimientos ―y tal vez de tu trama―, ya tienes algunos ingredientes para el romance.

3- Cuando se sienten atractivos

Cuando digo atractivos no me refiero únicamente a su apariencia física, también puedes ser atractivo por tus pensamientos o creencias.

Puedes mostrarlo de diferentes formas, por ejemplo con un contacto visual prolongado, con que aquel que les gusta elige estar cerca de ellos de forma evidente o con que tu protagonista note que esa otra persona está imitando alguno de sus movimientos o sus expresiones.

Dependiendo de tus personajes puede existir un coqueteo evidente o sutil. Parte de la atracción está relacionada a sentirse importantes para el otro y saber que pueden tener su atención fácilmente.

Siempre ten en cuenta que ambos deben sentirse bien y cómodos en sus interacciones.

4- Cuando se sienten comprendidos

Puede que tengan cosas en común, hayan vivido experiencias similares o su forma de pensar contribuya a la empatía mutua y a crear lazos entre ellos.

Incluso si al comienzo no tienen nada que compartir o son completamente diferentes, en la medida en la que pasan el tiempo juntos, conversan y aprenden del otro estos lazos y esta comprensión mutua pueden ir creciendo.

5-Cuando se sienten amados

Tal vez lo más importante para despertar sentimientos románticos entre tus personajes sea que se sienten amados y cuidados entre ellos. Se apoyan mutuamente y buscan estar en compañía del otro.

El amor se puede desarrollar de muchas formas dependiendo del personaje y la situación, así que es muy importante tener en cuenta el trasfondo y los eventos que están sucediendo para que puedas planear la forma en la que ellos van a interactuar.


Esperamos que este artículo te sirva para planear un romance sano en tu historia. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores.

Si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta escuchar tus anécdotas!

Imagen: Arup Malakar (vía flickr)

Sobre el Autor Escuela de escritores Mnemósine

Coaching para escritores

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s