Desde hace un tiempo varios de ustedes me han escrito para hacerme algunas preguntas de ortografía. Como no soy la mejor persona para responderlas, decidí invitar a una amiga y colega: Dunia Oriana Rodríguez.

Ella es licenciada en Español y Literatura con especialización en Creación Narrativa, además de ser la fundadora de Cuatro Ojos Editorial ―como podrán ver, si la chismosean un poco, su editorial tiene un fuerte componente en la corrección de estilo, así que me pareció que era la persona ideal a la que acudir―.

Sin más presentaciones, los dejo con su artículo:

¿Qué puedo hacer con las comas?

Si bien es cierto, a todas las personas nos cuesta esto de andar ubicando las comas en nuestras historias, incluso podemos confundir la palabra coma con el verbo comer.

Así de despistados nos ponemos al momento de pensar cómo ubicarlas y usarlas correctamente.

Pero como en esta vida todo tiene solución, me permito contarte el uso correcto de la coma, me refiero a que cuando termines de leer este artículo, las situarás de manera infalible, del mismo modo que un detective utiliza las pistas para resolver el crimen que investiga.

1-Delimitar incisos

No entres en pánico, un inciso quiere decir una información explicativa dentro de la oración; por ejemplo: Cuando Juana llegó, a eso de la media noche, escuchó un ruido en la cocina.

¿Te diste cuenta dónde está el inciso?

Pues, si te fijaste atentamente, el inciso está entre las dos comas (a eso de la media noche).

Los incisos pueden puntuarse con comas ─siempre hay dos, la que abre y la que cierra─, o como en este caso se pueden usar guiones o paréntesis.

Eso quiere decir que se hace énfasis en una información además que enriquece los detalles del texto. En este caso, cuando se usan, denota pausa y se puede leer en un tono grave o diferente.

Has la prueba en voz alta:

Cuando Juana llegó, a eso de la media noche, escuchó un ruido en la cocina.

¿Me sigues?

Hay todo tipo de encisos dentro de esta categoría, que tiene que ver con la estructura gramatical de la oración; traducido a un lenguaje más sencillo, que tiene que ver con los elementos del español que usamos al momento de expresar nuestras ideas o narrar nuestras historias.

Enciso explicativo y descriptivo

Sigamos con el ejemplo anterior, en el que la hora en que llega Juana explica o describe el momento en el que Juana llegó a casa y también se percató de algo.

El autor también podría decir:

Cuando llegó Juana, la hermana de Mario, escuchó unas voces en la cocina.

Por lo que nos queda claro que nos han dado un detalle más sobre el personaje, que nos puede explicar la relación con otros y su rol en la trama.

2-Para diferenciar elementos u oraciones dentro de una oración

Esto lo hacemos todo el tiempo, pero no somos conscientes al usarla. Es el caso de la enumeración sencilla:

La luz era clara, reluciente y amarillenta.

¿Te fijaste en cómo se usaron las comas para introducir varios adjetivos que nos describen cómo era la luz?

Ahora bien, cuando la numeración es completa o exhaustiva, en su última unidad se introduce una conjunción que puede ser y, e, o, u, ni.

  • Un hombre misterioso, calculador y de pasado turbulento.
  • Él no aceptó las disculpas, la carta ni la llamada.
  • Ella le preguntó qué quería tomar: ¿Vino, cerveza o té?

Ves lo rápido y sencillo que puede ser el uso de la coma de manera correcta y sin devanarte los sesos.

A mí también me alegró cuando lo supe.

Recuerda que después de la conjunción, cualquiera que sea, no va coma si está en función enumerativa, es decir, si la estás utilizando para terminar de ofrecer unos cuantos elementos que enriquecen la narración y los detalles, como lo viste en los ejemplos anteriores.

Por otro lado, si eres de ese tipo de persona que le encanta enumerar sobre manera, lo mejor será que te hagas amiga de la expresión etcétera.

Revisó que todo estuviera listo para la cena: la entrada, el plato fuerte, los vinos, las luces, el postre, el mantel, la vajilla de plata, la música, la chimenea, etc.

De modo que hemos visto de manera general el uso de las comas como incisos o formas explicativas, descriptivas y enumerativas.

También quiero contarte algunos usos incorrectos para que te luzcas con tus escritos.

Usos incorrectos más comunes:

1-Es incorrecto escribir coma entre el sujeto y el verbo de una oración, incluso cuando el sujeto está compuesto de varios elementos separados por comas:

Laura, María, Sofía, Sandra, me celebraron el cumpleaños.

¿Te has dado cuenta dónde sobra la coma?

Pues, sí. Allí después de Sandra, porque todas ellas son el sujeto de la oración. Lo mismo que dijera:

Laura, me celebró el cumpleaños.

¿Lo has pillado? Sigue siendo un error. Ahora ya sabes cuál es la forma correcta.

2-No se escribe coma detrás de pero cuando precede a una oración interrogativa o exclamativa:

Pero ¿cómo has podido engañarme?

Pero ¡Dime la verdad!

Sí, no lo dudes, es la forma correctísima de usar estas expresiones. Recuérdalo siempre.

3-Y para aquellas personas que les encanta escribir cartas ya sean reales o ficticias, la mejor fórmula para el saludo es usar los dos puntos, la coma es un anglicismo que está bien en el contexto inglés, pero en español no:

Querido mío, /Te escribo esta carta (error en el contexto hispanohablante); lo correcto es:

Querido mío: Te escribo esta nota antes de morir…

Bien, si llegaste hasta acá, quiere decir que te ha gustado este acercamiento al uso simple y más común de las comas, para cualquier tipo de texto.

Ahora que ya sabes cómo usarlas de manera más precisa, vete a escribir esa novela, cuento, ensayo, poema… en lo que andas trabajando y revisa si las has ubicado en el lugar correcto.

¡Hasta una próxima ocasión!


Soy Licenciada en Español y Literatura con especialización en Creación Narrativa. Actualmente, estudio una maestría en Escritura Creativa en Español. Mi trabajo se desarrolla con el lenguaje en diferentes áreas del conocimiento humanístico y científico. Mis competencias laborales se enfocan en la escritura, la edición, la corrección de textos (informes, pruebas, textos académicos, narrativos, publicitarios, entre otros); así también como en la enseñanza del francés y traducciones de textos literarios y académicos.

Si te gustó este artículo y quieres más consejos de este tipo, te invito a que sigas a Cuatro Ojos Editorial en Facebook y en Instagram


Esperamos que este artículo te sirva para mejorar tu uso de las comas. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores.

Si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta escuchar tus anécdotas!

About the Author Escuela de escritores Mnemósine

Coaching para escritores

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s