Cuando hablamos de «comedia» podemos estar hablando de muchas cosas –nada más hay que pegarse una visita a la definición de la Rae para darse cuenta- teniendo en cuenta el contexto en el que nos refiramos a ella.

Por esta razón, me parece importante dejar claro que en este artículo no hablaremos de la comedia en el sentido estricto de la risa o de aquello que incita a ella, sino en el sentido en que es una obra que termina bien. Para eso –y teniendo en cuenta que llevamos un buen tiempo hablando de las 7 tramas básicas– nos vamos a basar en la definición que plantea Christopher Booker.

Para Booker, la comedia es una gran red de relaciones entre un gran elenco que se caracterizan, en su inicio, por su falta de comunicación. Esta niebla –el de la falta de comunicación- es inspirada y mantenida por una figura oscura (que podrían ser los padres del héroe o el héroe mismo) cuya finalidad es la de mantener al protagonista apartado de su otra mitad.

A diferencia de otras historias, el villano acá nunca va a ser derrotado ya que por lo general será redimido o llevado a un punto en el que admitirá que estaba equivocado y se unirá, alegremente, al resto de personajes de la historia. Como el malentendido se aclara y la relación entre ambos personajes se puede dar sin problemas –para ese punto ya se habrán eliminado todas las figuras geométricas amorosas que puedan existir- se puede pensar que se trata de un final feliz.

¿Cómo sería, entonces, la estructura de una comedia de este estilo?

Primera etapa: bajo las sombras

Un mundo –normal o fantástico- en el que las personas están bajo una sombra de confusión, inseguridad y frustración. La mayoría de los personajes no se conocen entre ellos y poco a poco vemos como se empieza a tejer una red en sus vidas que los va a terminar conectando de alguna forma.

Segunda etapa: apretando el nudo

La confusión inicial empeora bajo la presión de una fuerza oscura: ahora es más aguda y todos están relacionados entre sí en un enredo de pesadilla.

Tercera etapa: Resolución

Salen a la luz cosas que antes no se reconocían y esto hace que las percepciones cambien dramáticamente. Las sombras se disipan, las situaciones se transforman milagrosamente y el pequeño mundo de tus personajes se une en un estado de alegría.


Esperamos que este artículo te sirva para escribir tu trama. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores.

Si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta escuchar tus anécdotas!

Imagen: Morgan (vía flickr)

 

Sobre el Autor Escuela de escritores Mnemósine

Coaching para escritores

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s