¿Alguna vez usaste el recurso del desmayo, el K.O o el cloroformo para hacer que tu personaje estuviera inconsciente en tu historia?

No estoy diciendo que no lo hagas, pero ponle un poco de atención. Este tipo de recursos dramáticos se ha vuelto un lugar común para agregar un poco de suspenso a la historia, sin embargo, de tanto que se usa deja de ser original y empieza a ser un poco molesto.

1-Muchas veces se usa cuando no es necesario

¿En verdad tu personaje necesita estar inconsciente en esa escena? Intenta otra forma de lograr que suceda lo que quieres. Te darás cuenta que hay otras opciones más emocionantes o más realistas con todo lo que está sucediendo. ¿Y si más bien no nos privas de la acción y desarrollas una escena que nos deje pegados al sillón?

2- ¿Qué tan a menudo, en la vida real, la gente queda inconsciente o K.O?

Quiero decir, ¿si es un golpe cuantas posibilidades hay de quedar inconsciente? ¿Qué tan a menudo sucede? No es algo muy fácil de hacer y por eso mismo no es tan común como lo muestran las películas.

3- ¿Y los efectos secundarios?

En la mayoría de escenas en las que sucede esto, los personajes pierden la consciencia por un golpe o una droga y casi nunca hay efectos secundarios como resultado más allá de la confusión. Un golpe tan duro que te deje en ese estado es peligroso porque puede dañar tu cerebro. Investiga un poco más al respecto.

4- Si necesitas que tu personaje pierda el conocimiento, haz que sea de una forma única

Hay muchas escenas de muchos libros, películas, series, animes, comics o videojuegos con los que puedes comparar tu escena. Así que en vez de hacer lo que todos hacen, intenta que sea único. Usa tu imaginación.

 

Sobre el Autor Escuela de escritores Mnemósine

Coaching para escritores

Los comentarios están cerrados.