Si escuchas a la gente a tu alrededor podrás darte cuenta que todos tienen diferentes formas de hablar. Acá encontrarás tips que puedes aplicar en la creación de tus diálogos.

1-Escoger las palabras

Piensa en las personas que conoces en tu vida. Probablemente conocerás a alguien que pega las palabras cuando habla, o tal vez a alguien que se rehúse a decir groserías. Hay muchas personas que usas muletillas o incluso hay quienes se despiden de maneras peculiares.

Toma nota de la manera en la que cada uno de tus personajes habla. Ten en cuenta que no tienes que justificar por qué tus personajes hablan como hablan. Tus lectores no necesitan explicaciones. Aun así, tu si necesitas saber de dónde viene su forma de hablar. Hay factores como la familia, la educación, el lugar de residencia que influyen en la manera de comunicarse. De igual manera las personas cambian su forma de hablar dependiendo la persona a la que se dirigen.

2-Tono

Yo murmuro. Más de la mitad de las cosas que digo no son escuchadas por las personas cerca de mí. Mi abuelo, por el contrario, tiene una voz muy potente. Si fuéramos personajes de tu novela, probablemente terminarías mis diálogos con: “susurró” “murmuró” “dijo para sí misma”. Mi abuelo por el contrario tendría palabras como “gritó” “anunció” “impuso”. Por lo general, los personajes usan tonos específicos que concuerdan con su personalidad.

3-Acento

¿De dónde son tus personajes? No pongas simplemente un acento en el personaje para hacerlo sonar diferente. No es necesario. Si tienes un personaje de cierta parte del mundo querrás hacer que su acento se note. También hay palabras específicas de las regiones como “chaval” “parce” “chavo”.

En algunas ocasiones puedes lograrlo escribiendo la manera en la que se comunican: “Pará pibe” o “Necesito el recao’ pa’ ya”. Cuando lo haces es importante que conozcas a la perfección la manera en la que tu personaje lo usa, así como ser capaz de que tu lector entienda lo que quieres decir.

4-Cómo mejorar

Lleva un cuaderno a todos lados contigo. Toma nota de las conversaciones que escuchas. Pon atención a la forma como las personas dicen las cosas más que lo que están hablando.

Imagen: ismael villafranco (Vía flickr)

About the Author Escuela de escritores Mnemósine

Coaching para escritores

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s